El cuento de la princesa Kaguya

El cuento de la princesa Kaguya

Film Netflix
Vea ahora
9.5

Asombroso

Es un placer ver una película japonesa de animación increíblemente hermosa del fallecido Isao Takahata, nominada al Oscar 'El cuento de la princesa Kaguya'.

Basado en una historia folclórica japonesa del siglo X llamada El cuento del cortador de bambú, El cuento de la princesa Kaguya es la película de 2013 del canto del cisne del aclamado director Isao Takahata antes de su triste fallecimiento en 2018 a la edad de 82. Hasta la fecha, en 2020, sigue siendo la película japonesa más cara jamás realizada.

Con un estilo de acuarela increíblemente hermoso animación, suntuosa partitura tradicional japonesa y una historia sobre la pérdida de la inocencia a través de la depresión hasta la aceptación, es fácil ver por qué El cuento de la princesa Kaguya fue nominada al Oscar a la Mejor Película de Animación.

Un cortador de bambú rural tirado por una luz mágica descubre a una princesa del tamaño de un pulgar que emerge de un tallo de bambú. Lleva su descubrimiento a su esposa, pero ante sus propios ojos, la princesa se convierte en un bebé. Resuelven cuidar de ella incluso mientras continúa creciendo a una velocidad sobrenatural, superando los hitos a un ritmo extraordinario con los niños locales que la apodan 'Lil' Bamboo 'por su velocidad de crecimiento. Pero el cortador de bambú descubre más tallos que rebosan de piezas de oro y decide darle a su hija adoptiva una vida real en la capital.


Takahata rápidamente te llena de asombro y no solo por los elementos mágicos. Gran parte de los primeros 20 minutos de la película se dedican a disfrutar del rápido crecimiento de Princess (más tarde llamada Kaguya por decreto real) mientras da vueltas por el lugar rodando, gateando, dando pequeños pasos y luego caminando.

¡Los animadores deben haber estudiado a los bebés a fondo para capturar movimientos tan naturales! El Japón rural se dibuja tan exuberante con frutas y vegetación, más que satisfacer las necesidades de una simple comunidad agrícola. Hay tanta alegría en Princess y sus amigos persiguiendo un faisán o robando un melón maduro como explorando el denso bosque de bambú.

Sin embargo, no pasa mucho tiempo antes de que las cosas comiencen a cambiar. El padre adoptivo bien intencionado de Princess decide que quiere una vida más rica para ella, y usando su oro misteriosamente adquirido, paga por todos ellos para vivir una vida de ricos nobles.

Al contrastar las formas desenfrenadas y despreocupadas de la princesa Kaguya con las estrictas normas sociales a las que ahora se espera que se adhiera, Takahata se burla del protocolo de clase alta. “Una dama no suda”, dice su exasperada maestra de modales, siguiendo con: “Una dama no se ríe”. "¡Si una dama no suda ni se ríe, entonces no es humana!" resopla Kaguya en respuesta. Pero esta expectativa constante muele lentamente a Kaguya. Al final del segundo acto, la joven exuberante que una vez conocimos apenas está allí.

La película tomó mucho tiempo y mucho dinero para hacer y es inmediatamente evidente por qué. Tal efecto de acuarela es muy difícil de animar y habla del compromiso de Takahata de que la película se completó en absoluto.

El resultado final es una obra maestra muy inusual y magníficamente renderizada que evoca la apariencia del Japón feudal al imitar obras de arte genuinas de la época. Tal estilo artístico permite profundizar ocasionalmente en la fantasía donde cuestionas lo que es real. Una secuencia extraordinaria ve a una taciturna Kaguya salir de su casa enojada mientras la animación cambia de colores suaves a líneas negras severas y duras, como si bolígrafos de carbón estuvieran cortando la pantalla.

Prueba Apple TV

El cuento de la princesa Kaguya como obra es tanto arte como película. Está elaborado con tanto cuidado y amor que el esfuerzo brilla en la pantalla y, con un final cargado de emociones, permanecerá en tu memoria mucho después de que salgan los créditos.

Como muchas películas de Takahata, funciona en muchos niveles, ya que una vez más teje un elemento de ambientalismo (el pequeño discurso obligatorio sobre la agricultura sostenible) pero, a diferencia de algunos de sus trabajos anteriores, Kaguya no se desvía de su personaje principal. Isao Takahata puede haber sido sacado de este mundo antes de lo que queríamos, pero en El cuento de la princesa Kaguya su legado es un gozo para admirar.

Bueno

  • Animación única
  • Puntuación inquietante
  • Un viaje emotivo

Malo

  • Hace que otras películas se vean mal
9.5

Asombroso

Deja tu comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>